Cultura y empresa: una historia de amor entre dos desconocidos

 

Bienvenidos a la tendencia en patrocinio que une a empresas y cultura, el nuevo territorio en el que presentar tu marca. Si estás aquí es porque piensas que esta relación puede funcionar y probablemente sepas que en países como Estados Unidos, Francia o Inglaterra las asociaciones entre empresas y cultura ya están más que superadas, digamos que juegan en otra división.

No todo está perdido, en España desde hace unos años los matrimonios entre grandes empresas y el sector cultural funcionan, y además están creciendo en compromiso y en la precisión del beneficio mutuo de sus acuerdos, del mismo modo que sucede en otros sectores como el deportivo.

¿Por qué los departamentos de marketing y comunicación deberían estar interesados en el patrocinio cultural? Nos encanta que nos hagan esta pregunta.

 

La reputación de marca, la más buscada

 

Algunas empresas caen bien a primera vista y otras en cambio, están condenadas a trabajar duro para lograr ser consideradas y generar confianza. Las empresas que acompañan y apoyan un proyecto cultural facilitan este encuentro positivo con la audiencia, generan conexiones con diferentes perfiles de personas muy definidos y despiertan en ellas nuevas actitudes hacia la marca; según algunas grandes empresas, el patrocinio cultural incrementa hasta en catorce puntos la fidelidad a la marca.

Una de las fortalezas del sector cultural es la capacidad para transferir a las marcas valores comunes al sector cultural como la emoción, la cercanía, el conocimiento o los valores humanos; y otros más específicos que irán en sintonía con el lugar que ocupe la empresa dentro de las industrias culturales. Hay donde elegir.

Analizar los momentos, lugares y los tiempos de exposición de la marca durante la planificación del patrocinio cultural son un factor determinante. Éstos no empiezan ni acaban en el evento, sino que se extienden a paradas importantes como la cobertura de prensa de la presentación del proyecto cultural o la difusión del proyecto por parte de las celebs protagonistas en medios de comunicación masivos, en los especializados o en los nuevos medios de masas online, como las redes sociales.

 

 

La audiencia cultural es muy receptiva

 

En el sector cultural y más aún en el de las artes escénicas, el trato que mantiene con su público es muy cercano; los actores tienen fans no público objetivo, y este “efecto fan” es algo muy deseado por las marcas.

Las personas que acuden a una obra de teatro, están en sintonía con el evento y muy receptivos a todo lo que sucede desde el momento que entran por la puerta del teatro. Son familias, amigos, adultos o niños que acuden juntos para dejarse sorprender y fluir con el espectáculo.

Este hecho hace que los eventos culturales atraigan a audiencias muy específicas y muy receptivas, lo que supone una gran oportunidad para que las empresas puedan dirigirse a uno o varios targets muy concretos y en una actitud positiva.

 

Si quieres apostar por la cultura y no sabes por dónde empezar

 

El sector cultural es un socio muy atractivo y la motivación para invertir en cultura no debe basarse en temas de responsabilidad social sino, del mismo modo que otro tipo de patrocinios, en estrategias de comunicación corporativa.

Las opciones son muchas y lo recomendable son las relaciones duraderas de patrocinio cultural en las que dé tiempo a recoger los frutos. Sin embargo, si eres más de relaciones esporádicas y cortas, puedes acercar tu empresa al sector cultural de otras formas como el marketing de influencers con miembros del sector cultural o el marketing experiencial a través de la cultura para la fidelización de los grupos de interés de tu empresa. 

Si tienes claro a quién quieres alcanzar desde tu empresa, tenemos claro que existe la pareja cultural perfecta para ti ¿Hacemos match?