‘La hija de un ladrón’, ¿la gran sorpresa de los Goya?

‘La hija de un ladrón’, ¿la gran sorpresa de los Goya?

Cuando se anunciaron los nominados a los Premios Goya 2020, había dos nombres que destacaron por encima de los demás, llevándose así todos los titulares: Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar.

El primero, con la aclamada ‘Dolor y gloria’, ha cosechado 16 nominaciones, mientras que el segundo, con ‘Mientras dure la guerra’, ha conseguido 17. Solamente ‘La trinchera infinita’, la película de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, puede hacerles sombra con 15 nominaciones. En este sentido, se esperan unos premios conservadores, con pocas sorpresas y muchos homenajes. ¿Será realmente así?

Cuando se anunciaron los nominados a los Premios Goya 2020, había dos nombres que destacaron por encima de los demás, llevándose así todos los titulares: Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar.

El primero, con la aclamada ‘Dolor y gloria’, ha cosechado 16 nominaciones, mientras que el segundo, con ‘Mientras dure la guerra’, ha conseguido 17. Solamente ‘La trinchera infinita’, la película de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, puede hacerles sombra con 15 nominaciones. En este sentido, se esperan unos premios conservadores, con pocas sorpresas y muchos homenajes. ¿Será realmente así?

La prensa especializada ha empezado a señalar algunas ausencias notables y hasta dolorosas, como la de ‘Los días que vendrán’, de Carles Marqués Marcet, un film muy especial en el que David Verdaguer y María Rodríguez Soto se interpretaban a sí mismos, en una historia que mezclaba lo biográfico y lo ficcional, que fue grabada durante el embarazo real de Rodríguez Soto. Así también la de ‘La virgen de Agosto’, de Jonás Trueba, o ‘Madre’, de Rodrigo Sorogoyen, muy buenas películas que han funcionado lejos del circuito mainstream pero que sin duda deberían ser consideradas entre lo mejor del año.

La prensa especializada ha empezado a señalar algunas ausencias notables y hasta dolorosas, como la de ‘Los días que vendrán’, de Carles Marqués Marcet, un film muy especial en el que David Verdaguer y María Rodríguez Soto se interpretaban a sí mismos, en una historia que mezclaba lo biográfico y lo ficcional, que fue grabada durante el embarazo real de Rodríguez Soto. Así también la de ‘La virgen de Agosto’, de Jonás Trueba, o ‘Madre’, de Rodrigo Sorogoyen, muy buenas películas que han funcionado lejos del circuito mainstream pero que sin duda deberían ser consideradas entre lo mejor del año.

Mucho más de que un debut

De los films que sí han acabado en la lista de nominadas, hay uno que ha pasado más desapercibido, pero que independientemente del resultado de la gala, puede marcar un antes y un después: ‘La hija de un ladrón’, de Belén Funes.

1574893677_307210_1574944443_portada_normal
des-lahijac709
des-lahijac709
1574893677_307210_1574944443_portada_normal

Mucho más que un debut

De los films que sí han acabado en la lista de nominadas, hay uno que ha pasado más desapercibido, pero que independientemente del resultado de la gala, puede marcar un antes y un después: ‘La hija de un ladrón’, de Belén Funes.

En los Goya, Funes ha sido nominada a Mejor dirección novel y Greta Fernández aspira a la estatuilla a Mejor actriz protagonista. Dos premios importantes que, sin embargo, no hacen justicia a la que muy probablemente sea una de las mejores películas españolas de 2019, porque ‘La hija de un ladrón’ es mucho más que un debut prometedor.

En los Goya, Funes ha sido nominada a Mejor dirección novel y Greta Fernández aspira a la estatuilla a Mejor actriz protagonista. Dos premios importantes que, sin embargo, no hacen justicia a la que muy probablemente sea una de las mejores películas españolas de 2019, porque ‘La hija de un ladrón’ es mucho más que un debut prometedor.

Tan sobrio en el estilo como estremecedor en la narración, el primer film de Funes nos habla de pobreza, trabajo precario y exclusión social, pero también y principalmente de algunas emociones que rodean esta situación tan íntima como política: la soledad, la desconfianza, la imposibilidad de tejer relaciones duraderas y significativas.

Tan sobrio en el estilo como estremecedor en la narración, el primer film de Funes nos habla de pobreza, trabajo precario y exclusión social, pero también y principalmente de algunas emociones que rodean esta situación tan íntima como política: la soledad, la desconfianza, la imposibilidad de tejer relaciones duraderas y significativas.

1574839388_020092_1574856904_noticia_normal

Aunque el eje de la película está en la relación de Sara (Greta Fernández) con su padre expresidiario (Eduard Fernández), Funes propone un retrato social que abarca tres generaciones, y lo perfila desde diferentes perspectivas, que nos acercan al núcleo dramático de la obra: la voluntad de Sara de quedarse con la custodia de su hermano.

Aunque el eje de la película está en la relación de Sara (Greta Fernández) con su padre expresidiario (Eduard Fernández), Funes propone un retrato social que abarca tres generaciones, y lo perfila desde diferentes perspectivas, que nos acercan al núcleo dramático de la obra: la voluntad de Sara de quedarse con la custodia de su hermano.

¿Más sorpresas en los Goya?

Si bien ‘La hija de un ladrón’ puede salir muy reforzada de la gala, y acabar convirtiéndose en una de las películas más recordadas de los últimos años, hay otros films que podrían amenazar la hegemonía de Almodóvar y Amenábar.

¿Más sorpresas en los Goya?

Si bien ‘La hija de un ladrón’ puede salir muy reforzada de la gala, y acabar convirtiéndose en una de las películas más recordadas de los últimos años, hay otros films que podrían amenazar la hegemonía de Almodóvar y Amenábar.

‘La trinchera infinita’ es quizá el caso más evidente, puesto que casi las ha igualado en nominaciones, pero producciones más modestas como ‘Lo que arde’, de Olivier Laxe, aspiran también al Goya a la Mejor película, Mejor dirección, Mejor actriz revelación y Mejor dirección de fotografía, premios suficientes para coronarse en la gala del 25 de enero.

‘La trinchera infinita’ es quizá el caso más evidente, puesto que casi las ha igualado en nominaciones, pero producciones más modestas como ‘Lo que arde’, de Olivier Laxe, aspiran también al Goya a la Mejor película, Mejor dirección, Mejor actriz revelación y Mejor dirección de fotografía, premios suficientes para coronarse en la gala del 25 de enero.

También ‘Intemperie’ puede dar la campanada. Con un Luis Tosar en estado de gracia, pero sin nominación a Mejor actor protagonista, la película narra la emotiva historia de amistad entre un niño que huye a través del desierto y un pastor que lleva años viviendo al margen de la sociedad.

También ‘Intemperie’ puede dar la campanada. Con un Luis Tosar en estado de gracia, pero sin nominación a Mejor actor protagonista, la película narra la emotiva historia de amistad entre un niño que huye a través del desierto y un pastor que lleva años viviendo al margen de la sociedad.

No hay más margen para arriesgar, pero la Academia del Cine deberá decidir si convierte los Premios entre la lucha entre los dos titanes de la industria española, si se rinde al largo homenaje a la filmografía de Almodóvar que empezó con el estreno de ‘Dolor y gloria’ o si decide apostar por unos premios muy repartidos entre todos los aspirantes. A un mes de la gala, lo único que está claro es que será una de las entregas más emocionantes y especiales de los últimos años.

No hay más margen para arriesgar, pero la Academia del Cine deberá decidir si convierte los Premios entre la lucha entre los dos titanes de la industria española, si se rinde al largo homenaje a la filmografía de Almodóvar que empezó con el estreno de ‘Dolor y gloria’ o si decide apostar por unos premios muy repartidos entre todos los aspirantes. A un mes de la gala, lo único que está claro es que será una de las entregas más emocionantes y especiales de los últimos años.

¡Comparte esta publicación!
  Suscribir  
Notificar de