Cristina Morales: un Premio Nacional de Narrativa contra “machos”

Cristina Morales: un Premio Nacional de Narrativa contra “machos”

Seguro que en los últimos días habéis leído su nombre una y otra vez: Cristina Morales, Cristina Morales, Cristina Morales.

Todo empezó con la concesión del prestigioso Premio Nacional de Narrativa a su última novela, Lectura fácil (Anagrama, 2018). Esto fue ya de por sí una noticia impactante, al menos si tenemos en cuenta que este premio lo suelen ganar escritores consagrados que venden miles y miles de libros: en los últimos años lo han ganado Almudena Grandes, Fernando Aramburu o Javier Marías. Entonces, la concesión sorprendía no solo porque Cristina Morales fuese una autora y fuese joven, sino también porque Lectura fácil resultaba ser un libro bastante atípico, con una fuerte carga política, que no se ajustaba a los criterios literarios que hasta ahora se habían aplicado en los anteriores Premios Nacionales de Narrativa.

Seguro que en los últimos días habéis leído su nombre una y otra vez: Cristina Morales, Cristina Morales, Cristina Morales.

Todo empezó con la concesión del prestigioso Premio Nacional de Narrativa a su última novela, Lectura fácil (Anagrama, 2018). Esto fue ya de por sí una noticia impactante, al menos si tenemos en cuenta que este premio lo suelen ganar escritores consagrados que venden miles y miles de libros: en los últimos años lo han ganado Almudena Grandes, Fernando Aramburu o Javier Marías. Entonces, la concesión sorprendía no solo porque Cristina Morales fuese una autora y fuese joven, sino también porque Lectura fácil resultaba ser un libro bastante atípico, con una fuerte carga política, que no se ajustaba a los criterios literarios que hasta ahora se habían aplicado en los anteriores Premios Nacionales de Narrativa.

¿Por qué tanto revuelo con Lectura fácil?

Para quienes no conozcan la novela, Lectura fácil cuenta la historia de cuatro mujeres que viven en un piso tutelado en Barcelona, dado que todas ellas son consideradas por el Estado como “discapacitadas intelectuales” y han pasado buena parte de su vida internadas en instituciones bajo la vigilancia de la Administración pública. Así, a partir de los pequeños conflictos cotidianos de Nati, Patri, Marga y Àngels, Cristina Morales teje un artefacto narrativo impresionante que nos obliga a reflexionar sobre la fuerza de las instituciones, de cómo las reglas del sistema se nos integran hasta el punto de definir por completo nuestro universo psicológico y moral: “no viviremos presas entre cuatro paredes pero vivimos presas en una ciudad entera, bajo el dominio absoluto del totalitarismo del mercado que nos tiene muertas en vida echando diez horas de trabajo de camareras o de becarias, soportando explotaciones y vejaciones, robándonos las ganas de vivir, de follar e imponiendo que solo nos relacionemos entre nosotras a través del dinero”.

  ¿Por qué tanto revuelo con Lectura fácil?

Para quienes no conozcan la novela, Lectura fácil cuenta la historia de cuatro mujeres que viven en un piso tutelado en Barcelona, dado que todas ellas son consideradas por el Estado como “discapacitadas intelectuales” y han pasado buena parte de su vida internadas en instituciones bajo la vigilancia de la Administración pública. Así, a partir de los pequeños conflictos cotidianos de Nati, Patri, Marga y Àngels, Cristina Morales teje un artefacto narrativo impresionante que nos obliga a reflexionar sobre la fuerza de las instituciones, de cómo las reglas del sistema se nos integran hasta el punto de definir por completo nuestro universo psicológico y moral: “no viviremos presas entre cuatro paredes pero vivimos presas en una ciudad entera, bajo el dominio absoluto del totalitarismo del mercado que nos tiene muertas en vida echando diez horas de trabajo de camareras o de becarias, soportando explotaciones y vejaciones, robándonos las ganas de vivir, de follar e imponiendo que solo nos relacionemos entre nosotras a través del dinero”.

cri2
libro
cri2
libro

Además, la novela es también un alegato feminista, que va tejiendo insistentemente en la ecuación entre macho y fascista: “fascista y macho son para mi sinónimos”, explica Nati, quien ataca a la masculinidad hegemónica sin miramientos. Sin embargo, Morales está lejos de escribir un manifiesto o un panfleto. Lectura fácil es un libro contradictorio y excesivo, pues solo conocemos la realidad desde el punto de vista de estas cuatro narradoras, e incluso las ideas políticas que más fácilmente podemos identificar se tambalean por culpa de este choque de perspectivas. Morales nos obliga a dudar, y en este sentido acierta quien define que la novela es “antisistema”, pues por su propia naturaleza rechaza cualquier aproximación sistemática y totalizadora.

Además, la novela es también un alegato feminista, que va tejiendo insistentemente en la ecuación entre macho y fascista: “fascista y macho son para mi sinónimos”, explica Nati, quien ataca a la masculinidad hegemónica sin miramientos. Sin embargo, Morales está lejos de escribir un manifiesto o un panfleto. Lectura fácil es un libro contradictorio y excesivo, pues solo conocemos la realidad desde el punto de vista de estas cuatro narradoras, e incluso las ideas políticas que más fácilmente podemos identificar se tambalean por culpa de este choque de perspectivas. Morales nos obliga a dudar, y en este sentido acierta quien define que la novela es “antisistema”, pues por su propia naturaleza rechaza cualquier aproximación sistemática y totalizadora.

Arde Barcelona: la polémica dentro de la polémica

Pero si Cristina Morales se ha convertido en trending topic durante varios días seguidos ha sido por culpa las declaraciones que hizo después de recibir el premio, pues afirmó que se alegraba de que el centro de Barcelona estuviera ardiendo y de que las cafeterías no pudiesen abrir. Sus palabras eran consecuentes con el espíritu de Lectura fácil, una novela que ya había sido rechazada por una gran editorial después de haber sido contratada, y que aun así sufrió un importante tijeretazo cuando apareció finalmente en Anagrama, pues el libro contenía un largo fanzine que finalmente fue recortado. Sin embargo, algunos políticos como Albert Rivera o Isabel Celaá reprendieron públicamente a la escritora haciendo que la expectativa en torno a la novela no parara de crecer, hasta el punto que el libro se ha agotado en las librerías (Anagrama lo está reimprimiendo) y en las bibliotecas públicas hay hasta cinco meses de cola para hacerse con ejemplar.

Arde Barcelona: la polémica dentro de la polémica

Pero si Cristina Morales se ha convertido en trending topic durante varios días seguidos ha sido por culpa las declaraciones que hizo después de recibir el premio, pues afirmó que se alegraba de que el centro de Barcelona estuviera ardiendo y de que las cafeterías no pudiesen abrir. Sus palabras eran consecuentes con el espíritu de Lectura fácil, una novela que ya había sido rechazada por una gran editorial después de haber sido contratada, y que aun así sufrió un importante tijeretazo cuando apareció finalmente en Anagrama, pues el libro contenía un largo fanzine que finalmente fue recortado. Sin embargo, algunos políticos como Albert Rivera o Isabel Celaá reprendieron públicamente a la escritora haciendo que la expectativa en torno a la novela no parara de crecer, hasta el punto que el libro se ha agotado en las librerías (Anagrama lo está reimprimiendo) y en las bibliotecas públicas hay hasta cinco meses de cola para hacerse con ejemplar.

En todo caso, de lo que podemos estar seguros es de que tanto el premio como la polémica son una gran noticia para el mundo literario español, que se verá obligado a pasar unos meses discutiendo sobre la excepcionalidad de una novela atípica y provocativa que de bien seguro sorprenderá también a muchos lectores.

En todo caso, de lo que podemos estar seguros es de que tanto el premio como la polémica son una gran noticia para el mundo literario español, que se verá obligado a pasar unos meses discutiendo sobre la excepcionalidad de una novela atípica y provocativa que de bien seguro sorprenderá también a muchos lectores.

¡Comparte esta publicación!
  Suscribir  
Notificar de